Un corazón que canta de alegría 

En una época tenía una casa vieja y grande que había sido dividida en cinco apartamentos. Yo u vivía en uno y los demás estaban alquilados. Los alquileres apenas alcanzaban para cubrir los gastos, así que si alguien no pagaba me las tenía que ingeniar para pagar las facturas como pudiera. Una de mis determinaciones era que no cortasen los servicios.

Mac, un inquilino grande y ruidoso (tenía un viejo Chevi con el silenciador averiado) me debía cuatro meses y hacía algunos meses que no lo veía.

Estaba en quiebra y recibí un aviso de corte de electricidad si no pagaba al día siguiente 

Como no sabia qué hacer, me remití a las “Orientaciones diarias” y leí: “Si usted invoca [Nam-mioho-rengue-kio (Daimoku)] con la resolución de que su corazón cante con alegría, sus problemas se derretirán como el roció con el sol de la mañana.” 

Me senté a cantar con esta determinación, pero lo que tenía en mente era “la única manera de que mi corazón cante de alegría es que supere mis dificultades, no al revés.” De todas maneras seguí. ¿Qué más podía hacer? No me importaba que me tomara semanas, meses o años, no me iba a dar por vencido hasta que mi corazón cantase de alegría.

Después de 45 minutos de entonar daimoku totalmente enfocado en mi meta, comencé a invocar por la protección de mi gato albino. Casi me di una bofetada ¿Cómo podía perder la concentración?, era importante que hiciera daimoku  seriamente, no tenía tiempo para frivolidades. 

En ese momento escuché el estruendo de un tubo de escape como el del Chevy. Mi corazón comenzó a cantar de alegría pues Mac no iba a aparecer si no pensara pagarme el alquiler. 

Luego escuche a Mac subir torpemente las escaleras y llamar mi puerta. Cuando le abrí me tiró un fajo de billetes que se sacó del bolsillo de la camisa diciendo: “Disculpa que me haya atrasado en los pagos. Y encima, casi atropello a ese gato estúpido tuyo que confundí con una bolsa blanca en medio de la calle.”

(Traducida y editada por Maria Serrano-López y Angie Caperos)
 
 

 To read this experience in English, visit here.